viernes, 4 de mayo de 2012

LAS TIENDAS DE DISCOS DE ROCK EN MÉXICO



En días pasados, Mauricio Hammer, buen amigo, me invitó a la premiere del documental realizado por su esposa llamado Just Like Heaven, en el cual se narra la historia de la famosa tienda de discos Super Sound, la cual se encontraba ubicada en Polanco, a una cuadra del Hortel Presidente Chapultepec y casi frente al auditorio al aire libre Angela Peralta.

En este se narra la historia de la tienda, de sus visitantes, anécdotas, vicisitudes y desaparición.  Pero... ¿Quizás la memoria es delgada? O de plano no conocemos la historia desde los '50, '60, '70, y llegando hasta los '80, de famosas tiendas de discos que crearon antes que ésta una especie de religión al visitarlas, ya fuera para admirar las portadas de los acetatos, los pósters o para encargar algún disco de importación; porque eso si, las tiendas tenían ese plus, que podían vendernos discos importados, ya fuera de Estados Unidos, Europa o Japón.

El Gran Disco, en Balderas, fue junto con el grandioso Mercado de Discos de San Juan de Letrán, las primeras e inolvidables mega tiendas de discos (aún sin aparecer el disco importado) por excelencia. En el Mercado de Discos era recurrente ver que las compañías disqueras presentaban ahí a sus artistas del momento... Aún recuerdo que en la parte del mezzanine iba con mi padre y en las pequeñas cabinas donde se encontraba un tocadiscos, uno podía escuchar las canciones (en 45 revoluciones por minuto) y si te latía te lo llevabas.



Es imprescindible hablar sin duda de  Hip 70, de Armando Blanco, aquí la cultura del disco importado se comenzó a gestar cuando (acompañado de la veta del rock en México desde mediados de los '60) era la única manera de encontrar discos de colección y de las bandas a las cuales uno seguía y que ni por asomo nos percatábamos que había un back up discográfico de ésta que había que adquirir. Permitanme de vez en vez narrar en primera persona, es que ya desde mi cuasi adolescencia me lanzaba allá por San Ángel, al Hip.

Armando Blanco, el guru de las tiendas de discos en México

Al entrar el aroma del incienso y el rock que se escuchaba de sus bocina nos recibía como si entráramos a un mundo alterno. Al ingresar caminaba hacia la parte de los discos importados y mientras les echaba un ojo, volteaba hacia las paredes o el techo y veía enormes pósters de bandas como Rolling Stones, Eagles, Beatles, Led Zeppelin y de otros muchos de los cuales aún no sabía quiénes eran, pero con el correr del tiempo abrevé de su música y también les rendí tributo.

Ahí me encontraba con un infinito pasaje lírico y melódico, veía a Armando tras el mostrador charlando y hablando por teléfono mientras atendía a los clientes. Volvía a lo mío, luego, de repente veía el primer disco de Crosby, Stills & Nash (ya lo tengo, pensaba), pero de súbito aparecía otro de ellos sin portada, en una funda blanca y con una fotocopia  mal hecha de ellos más Neil Young. Le preguntaba a Armando que cuál disco era ése. Él me señalaba que era un disco pirata y que no pertenecía a la discografía oficial. ¿El precio? Más caro, pero qué caray, valía la pena adquirirlo, no en ese instante porque no había dinero, pero sí un poquito más adelante en lo que juntaba.

A los 20 días (después de caminar kilómetros durante más de dos semanas. porque guardé lo de los pasajes), regresé por el disco. La sensación de poseer el único disco en México (así me dijo Armando) es inenarrable. Así me sucedía con los discos que compraba en Hip 70, parte primordial de la cultura rockera mexicana.

Pero ahí no paró la cosa, con el tiempo un pequeño escenario apareció a la entrada, subía uno los escalones y se encontraba uno ante la magia rocanrolera mexicana al escuchar a imberbes bandas que ahí se presentaron, tales como Dangerous Rhythm, Size y Three Souls In My Mind, entre otros. Ahora no solamente era la catedral de los discos de rock en México sino que daba la oportunidad al talento.

Fue tan fuerte el impacto de HIP 70 que tuvo que poner una sucursal en Insurgentes casi esquina con Londres, allá en la Zona Rosa. La magia había crecido y ahora la podías obtener en dos lugares distintos. En lo personal (por la cercanía con mi domicilio en la 3 veces H Colonia Nueva Santa María) adquirí mis discos en esta sucursal que, aunque no era la 'original', si tenía un surtido excelente y, si no lo tenían, te lo pedían de San Angel o lo solicitaban en su próximo pedido a Estados Unidos.

La Mítica Zona Rosa

Percatándose algunos comerciantes que el rock y la importación de discos era un negociazo, le entraron a la aventura con excelentes resultados. Por ejemplo, la Zona Rosa (la cual se volvió el núcleo de este tipo de discotecas), vio nacer a Discos Briyus, situada en Génova. Ahí el dueño de ésta, el libanés Isidoro Yussif con un proyecto más elegante (y quizás predecesor de Super Sound), le metió diseño a la tienda con enooormes cortinas de color rojo, mandó a hacer bolsas rojas especiales para que cuando compraras un disco ahí lo guardaras. El nombre (bastante pegajoso por cierto), resulto de un juego de palabras entre Briggite (su esposa) y su apellido, Yussif: Bri-Yus. Posteriormente apareció una sucursal en Plaza Satélite.

Zorba (siendo el dueño Masri) fue otra extraordinaria propuesta (muy cercana por cierto a Briyus, allá en la 'zonaja'), entre éstas estaba la competencia, muchos preferíamos Briyus y otros Zorba. Por cierto, el movimiento de música disco tuvo en éstas el arsenal necesario para que los nacientes sonidos (los cuales se presentaban en fiestas privadas y discos) como Candy o Voyage, adquirieran ahí cientos y cientos de discos.

En Génova, cerca de Reforma se encontraba Disco Suite, poseyendo música un poco más exclusiva y sí, teniendo con bandera el importado, ahí logré conseguir el buscadísimo disco de Rick Wakeman "White Rock", la música de las Olimpíadas de Invierno de Innsbruck.

Envalentonado por su hermano Isidoro, Elías Yussif se animó al jueguito y asesorado por Isidoro, le entró con Cherry Discos, que bien pudieron pasar por ser clones de Briyus. Tuve la fortuna de trabajar en las dos sucursales de Cherry, primero anduve en la 'matriz', la cual se encontraba en Insurgentes Sur, casi esquina con Coahuila, frente a Woolworth, luego me fui de encargado a la sucursal de Plaza Universidad, vendíamos una barbaridad, me tocó el lanzamiento mundial de "Disco Samba" de Two Man Sound, a la semana más o menos se adquirían para la venta al público entre mil, mil quinientos... repito, a la semana. También le engrosamos la cartera a Elías con los lanzamientos de Love & Kisses, Voyage, Toto, Beautiful Bend, La Bionda, y la despedida de Led Zeppelin: "In Through The Out Door", del cual vendíamos una barbaridad.

El disco importado (aunque ya las disqueras mexicanas le entraron al quite bien y bonito) continuaba vendiéndose fabulosamente bien.

A inicio de la década de los '80, algunas tiendas comenzaron a decaer, otras trataron de sobrevivir, como  Briyus, que abrió la tienda de discos más grande de México (en aquél entonces), en Insurgentes Sur, casi esquina con Avenida Sonora. Hip 70 abrió una sucursal en Plaza del Ángel, en la Zona Rosa, pero duró poco, su lugar la ocupó otra Briyus, dentro de esa misma plaza se aventuró un arquitecto (Marcos Carrillo) a abrir la bella tienda Hexágono Sonido, con la novedad de que también se podían adquirir las prestigiadas bocinad JBL, pero la vorágine de Briyus y Zorba, junto con las primeras devaluaciones lo terminaron por ahogar.

Así que ya verán... Super Sound tiene historia, pero detrás de esta hay un legado de tiendas de discos más importante y sí, a las pruebas me remití... ¿o no?

Y luego... Todo valió madres... Entró Mix Up y el arte y la religión de comprar discos se volvió automatizada y engullida por el comercialismo tanto de estas tiendas como por las propias compañías disqueras... Así que en definitiva esta historia no tuvo un final feliz...







36 comentarios:

  1. Así es, también tuve oportunidad de estar ahí. El de Pili me parece un trabajo de muy buena calidad, sobretodo en su tipo, creo que es un buen documental, bien estructurado y con una buena secuencia. Entrelaza bien los comentarios de los entrevistados y creo que logra transmitir (a propios y ajenos) el mundo de quienes vivían en y alrededor de Super Sound. Yo fui clienta, itinerante e intermitente ya que mi bolsillo no daba para más. Fue un placer también ver rostros y personajes del pasado. Porque, no sólo pertenecen a mi pasado por Super Sound; por ejemplo, Nacho, en mis años en el IMER, hacía un programa maravilloso de rockabilly; Uili Damage fue editor en Círculo Mixup; en fin, creo que, como documento del lugar en específico, "Just Like Heaven. La Historia de Super Sound", cumple su cometido.

    Ahora bien, de los demás, coincido contigo, había tiendas que eran en verdad como templos. Por ejemplo, "El Gran Disco" en Balderas (esquina con Juárez), ahí mi papá me llevó a comprar muchos discos. Quiero recordar que lo anunciaban en alguna estación, ¿sería "La Pantera"o ya existiría "Radio Éxitos"...?

    "El Mercado de Discos", gran tienda de mayoreo, y tenía todo cuanto uno buscara. Después, creo, se fue a Tepito...

    Y estoy de acuerdo contigo, es imprescindible hablar de "Hip 70", feudo de Armando Blanco, y a quien creo, nuestra generación debemos mucho. Ahí no sólo compré muchos discos, ahí escuché a muchos grupos, no sé, pienso en Dangerous Rythm, Kenny & The Electrics, Three Souls In My Mind, Chac-Mol, Mistus...quiero recordar...¿cómo se llamaba aquel grupo en el que tocaba Beto...? De momento no sé, no recuerdo y qué bueno porque aquí el tema son los discos. "Hip 70" es, sin duda, un lugar que contribuyó a la formación musical de muchos.

    Como dices, vinieron después las de la Zona Rosa, "Discos Briyus", "Zorba", etc. Pero creo que yo incluiría en esa lista y por el material que de pronto de podía escuchar ahí, la tienda que quedaba en Tíber 100, ¿la recuerdas?, "AB Discos" creo que era el nombre. Y otras cuyos nombres intento y no logro recordar...había una por el Mercado de Mixcoac, era un lugar lleno de tesoros. También, en los 80's también, aquel lugar de los hermanos Argil, ¿recuerdas?, el "Rock & Roll Circus",junto al LUCC, ahí también me hice de algunos buenos acetatos y de algunos de mis primeros discos compactos. Porque en efecto, llegaron los discos compactos, llegó "Tower Records" y sí, entonces comenzó Mixup...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué buenos recuerdos de todas esas tiendas! También existía una tienda llamada "El disco recuerdo", especializada en venta de discos usados, pero de muy buena calidad. Traían LPs y sencillos de 45 directamente de Estados Unidos, y en general estaban muy bien cuidados. Yo llegué a comprar ahi varios discos de colección, que nuevos o eran imposibles de conseguir o salían del presupuesto. En los 80s inclusive tuvieron varias sucursales, pero con el tiempo fueron cerrando. La última que yo recuerdo fue una que había en Plaza Galerías.
      Muy buen reportaje, saludos Pablo!

      Eliminar
  2. Fe de erratas: Donde dice:"Dangerous Rythm" debe decir: "Dangerous Rhythm".

    ResponderEliminar
  3. Mil gracias... AB Discos, tienes razón, la dueña era una cantante de medio pelo llamada Anamía... Y no fue por omisión el no incluir R&R Circus, simplemente quise recordar algunas tiendas de discos muy importantes antes de la aparición de Super Sound. Y la estación de radio que anunciaba El Gran Disco, era "6:20... La música que llegó para quedarse"

    Nuevamente mil gracias por tomarte la molestia de leer el blog y por opinar...

    ResponderEliminar
  4. Que lindo me hubiera gustado haber vivido en esas epocas, de hecho hoy me encontre unas estampitas de Hip 70 de mi padre que siempre nos cuenta de lo maravilloso que era ahorrar dinero para irte a comprar discos importados.

    ResponderEliminar
  5. Tu padre sin duda que sabía de música y de cómo conseguir discos realmente valiosísimos para el desarrollo del gusto por el rock en nuestro país... Un abrazo a ti por tu gentil lectura y otro para tu papá que de seguro es un acérrimo rockero como tu servidor... Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Cómo se llamaba la tienda que estaba por av. rio magdalena cerca de C.U. era un segundo piso, ahí compré discos de Dali's Car y Bauhaus, ya eran entrados los 80's. Recuerdan?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en relaidad estaba en revolución casi esq. con Río Magdalena

      Eliminar
  7. FALTO 4 DISCOTECAS ENTRE PLAZA SATELITE COMO EL PERIFERICO HASTA ARBOLEDAS SI SE DESAPARECIA RAPIDAMENTE FUE MUCHO ANTES DE BRIYUS Y ZORBA

    ResponderEliminar
  8. Y no podía faltar la filial de Briyus: Mishak, a un lado de Lobo Bobo cerca de la Carpa Geodésica, en Insurgentes Sur.
    Buena reseña mi estimado, y gracias!!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Yo trabaje en Cherry Disco, Mishak y Hexagono Sonido, buenos recuerdos.... Buen reportaje Pablo felicidades

    ResponderEliminar
  12. En El Ágora de Insurgentes, se encontraba un magnífico surtido de discos importados. Briyus, El Sonido Discotheque, y una que no recuerdo su nombre, se encontraba en la calle Perpetua, en San José Insurgentes.

    ResponderEliminar
  13. La anunciaban en Radio Capital: "Y recuerda que todo lo puedes encontrar en el Gran Disco, Balderas 32 Primer piso". Llegabas ahí y tarde se te hacia para subir de volada las escaleras :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Recuerdo escuchar por las tardes "Estudiantes 12-60" con el inolvidable César Alejandre, y en los cortes comerciales los anuncios de El Gran Disco.

      Eliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. como olvidar , en la esquina de Génova y Liverpool , segundo piso , escaleras estrechas , posters y luz negra , YOKO , buen volumen y estancia hiper-agradable , ahí escuché los primeros discos de Zappa , posteriormente desapareció y re-apareció a unas calles de ahí , en las calles de Florencia , ahora como 'Yoko Quadrasonic' (donde adquirí Clear spot del Cptn Beefheart) y luego de un tiempo (quizá 2 años) se trasladaron al sur (Miguel Angel de Quevedo)

    ResponderEliminar
  16. Había , asímismo , una discoteca-librería y arte (algunas esculturas y cuadros) , a un lado del otrora cine Latino calle de Amberes 12 la discoteca 'Dalís' , ahí adquirí LA woman de Doors .

    ResponderEliminar
  17. En Perpetua lo atendían también un par de hermanos ... , cambió de nombre , desapareció , lo volvieron a poner y finalmente cambió el giro ... , ahí encontré varias joyas (el tan largamente buscado Soft Machine vol 1) entre otros (the two sides of moon de Keith Moon y muchos mas) era , de hecho , mi favo (amén de Hip 70 centro y sur) , técnicamente éramos vecinos de la misma colonia Armando Blanco y yo , así como su hermano Peli con su banda 'sacudo botas'

    ResponderEliminar
  18. Nota : la discoteca en la calle de Perpetua se llamaba 'Ser' .

    ResponderEliminar
  19. Hubo una discoteca de efímera existencia (unos 2 años aprox) frente al sanborns de San Angel llamada Links curve (no se si esta bien escrito) allí hallé el 1° de the Great society (grupo previo a Jefferson Airplane)

    ResponderEliminar
  20. La discoteca 'disco recuerdo' por alla de Rio Mixcoac , Churubusco ; había 4 sucursales , otra de ellas por la Rio blanco , col Valle Gomez ...

    De AB discos recuerdo tardes amenísimas oyendo buena musica y viendo muchos libros (había buen surtido) , en discos había buen jazz tambien

    Había una discoteca (y de libros tambien) en Córdoba 100 casi esq Alvaro Obregón , en la Roma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de nombre 'Sala Margolín' , también con excelentes libros sobre ingenieria de audio y +

      Eliminar
  21. Recuerdo una insigne fonoteca (a veces no te vendía el disco) Discolandia , en Insurgentes centro casi esq Guillermo Prieto (monumento a la Revolucion) y que había verdaderas joyas ... saludo al dueño (de quien su nombre no me recuerdo , pero cuya actitud era la del filántropo jejejeje)

    ResponderEliminar
  22. correción : no discolandia , 'Discópolis' (anoche pasé por ahí y supe que sigue funcionando ...!)

    ResponderEliminar
  23. Se te olvidó mencionar otra gran tienda de discos de efímera existencia en la Zona Rosa, Génova y Londres, la mítica discoteca Yoko. Ahí por primera vez en 1969 escuché el primer disco de Chicago Transist Authority y en la más alta fidelidad el requinto de George Harrison en Nowhere Man¡¡¡

    ResponderEliminar
  24. Yo de lo único que me acuerdo, es que trabaje con el señor Armando blanco, en su discoteca hip70, estaba a una cuadra o menos del núcleo radio mil en insurgentes sur 1570.

    ResponderEliminar
  25. Hubo una tienda también en la calle de preconcreto muy cerca de donde se ubica la rstacion del metro mixcoac, se llamaba "Flashman 2001", tuvo exito, pie ese motivo posteriormente abrieron una sucursal en circuito interior cerca del metro Sevilla (Flashman 2002)la 2001 la atendía el dueño, un asiduo del "Chopo" a quien apodaban "El Calaco", conoci muchas de las mencionadas y solo en esta me tocó de regalo un llavero con el logo del negocio, el cual todavía conservo.
    Ahi compré la mayoría de mis LPs de rock progresivo.

    ResponderEliminar
  26. Si como no !!! , yoko en Génova y Londres , zona rosa , mítico lugar (creo que antes fue el cafè 2 + 2 lugar de exitos de javier batiz) , y despuès fue el 747 donde tocaba tequila y otras bandas , ahi llegué a tocar varias veces ... 1 de ellas con manhattan show ...

    ResponderEliminar
  27. Y la que estaba en Hamburgo, donde hoy esta el mixup como se llamaba?

    ResponderEliminar
  28. Wow, recordaba todas esas tiendas de discos, donde acudiamos mi hermano y yo a adquirir lo mas nuevo y de moda del momento. Buscando alguna información sobre las tiendas de discos de aquella época me sentí desilucionada al no encontrar nada en la web, pensé, cómo es posible que esa parte de la historia tan importante culturalmente hablando se haya perdido o nadie la recuerde. Hasta que me encontré este blog y sentí una gran alegría al ver tú reseña sobre las tiendas más importantes de discos en la Ciudad de México. Para mí hermano y para mi era un deber casi religioso acudir a las tiendas de discos cada día de cobro para adquirir lo más nuevo lo más escuchado en la radio, o encargar lo que venía de importación, piezas que aún conservamos como la colección completa de The Beatles, el álbum de Woodstock, iconos como Led Zeppelin, The Cream, The Doors, Chicago, Bread, Queen, Emerson Like and Palmer, Yes, Elton John, Pink Floyd, Jimmy Hendrix, Janis Joplin y tantas y tantas piezas de arte de la cultura musical de ese entonces. Fue sin duda una de las mejores etapas de nuestras vidas y un orgullo pertenecer a esa generación. Mil gracias por tu crónica, y sin dudarlo puedo decir fue la época más gloriosa en la historia del rock en México y en el mundo.

    ResponderEliminar
  29. No encuentro el nombre de Discos Aquarius!

    ResponderEliminar
  30. Gracias a Pablo por esta cronica que para mí y estoy seguro, para muchos, me ha hecho recordar mi estancia en casi todos estos maravillosos lugares, que formaron en mi, la cultura del rock, gracias a todos aquellos que se dieron tiempo de aportar más joyas de conocimiento y nostalgia y gracias en especial al maestro Armando Blanco, señoron del rock.

    ResponderEliminar
  31. A principios de los 80's trabajé en discos Zorba, había dos,el de zona rosa y otra recién abierta en Perisur,el dueño era un judio psicópata llamado Salomon Kleiman,pero como dice el dicho esa es otra historia.
    Había una tienda sobre Reforma que no consigo recordar el nombre y que era muy preciada entre los que tenían dinero,pero vendían solo importado, ¿cuál era? Jajajaja.
    Un día en Perisur llegaron a la tienda unos músicos a tratar de posicionar su acetato,"Iconoclasta" era la banda, yo era un simple vendedor y el único que la había escuchado, platicamos muy amenamente de música hasta que llegó el gerentillo que era muy mamón e ignorante y los despreció de muy mala manera, antes de irse bien sacados de onda me regalaron su disco que aún conservo.
    Tu crónica me hizo recordar todos eso icónicos lugares, el Super Sound y Hyp 70 de San Ángel y esas bandas que sigo escuchando tantos años después.

    ResponderEliminar